PDF Imprimir E-mail
Arroyo de la Luz, ya era conocido en los mercados españoles del siglo XVI por su cerámica sin pintar y por los alfares que producían objetos de uso doméstico: cántaros, búcaros, botijos, pucheros, hornillos… que han prevalecido hasta la actualidad.
Este pueblo dispone de una gran tradición en artesanía, destacando según datos de 1791 las fábricas de barro, curtidores de pieles y fábricas de palos de lanas. Junto a estos se situaban profesiones como carniceros, colmeneros (la mayoría situados en la dehesa, siendo estas colmenas posesión de la ermita), batanadores, tintoreros que teñían pieles, pastores y labradores, entre otros. Abundaban por esta época los hornos de tejas, ollas y ladrillos, noble profesión introducida en la época musulmana.

El vestuario era elaborado artesanalmente por las mujeres siendo el traje de gala de gran riqueza. Dicho traje solo era utilizado en ocasiones especiales o en fiestas. Hoy en día es el típico traje arroyano.

Son los hombres de esta tierra auténticos artistas de los trabajos artesanos, que han sabido mantener el espíritu ancestral y lo han orientado principalmente hacia la alfarería. El barro nos apega a la tierra, y sus técnicas han sido transmitidas por herencia familiar de generación en generación. Las herramientas de los alfareros son sus manos, llenas de magia, que convierten el barro en hermosos cántaros, barriles, platos, botijos…

Los alfareros de Arroyo de la Luz ya eran conocidos en los mercados españoles gracias  a esta noble profesión introducida por los árabes en nuestro pueblo. Así en 1.846, Arroyo contaba con 60 fábricas.

Actualmente, aunque se ha reducido el número de alfareros, se ha producido una  profunda transformación en la concepción del oficio, el cual ha ganado  en calidad y arte.
Hoy en día Arroyo cuenta con dos importantes talleres de alfarería, los cuales se han convertido más en un atractivo turístico que casino en un medio de supervivencia, de renombrado prestigio, elaboran un importante número de formas tradicionales para las personas interesadas en este noble arte.

 

TRADICIÓN ALFARERA EN ARROYO DE LA LUZ

Son los hombres de esta tierra auténticos artistas de casino los trabajos artesanos, que han sabido mantener el espíritu ancestral y lo han orientado principalmente hacia la alfarería. El barro nos apega a la tierra, y sus técnicas han sido transmitidas por herencia familiar de generación en generación. Las herramientas de los alfareros son sus manos, llenas de magia, que convierten el barro en hermosos cántaros, barriles, platos, botijos…

Los alfareros de Arroyo de la Luz ya eran conocidos en los mercados españoles del siglo XVI por su cerámica sin pintar y por los alfares que producían objetos de uso doméstico: cántaros, búcaros, botijos, pucheros, hornillos… que han prevalecido hasta la actualidad.

Gracias a esta noble profesión introducida por los árabes en nuestro pueblo, en 1.846 Arroyo contaba con 60 fábricas. Actualmente, aunque se ha reducido el número de alfareros, se ha producido una profunda transformación en la concepción del oficio, el cual ha ganado en calidad y arte.

Hoy en día Arroyo cuenta con dos importantes talleres de alfarería de renombrado prestigio, elaboran un importante número de formas tradicionales para las personas interesadas en este noble arte.

 

 

 

 
© Copyright 2010 Excelentísimo Ayto. Arroyo de la Luz | Todos los derechos reservados | Aviso Legal                  Número de Visitas: 26.631
Arroyo TV Certámenes Sede Electrónica