PDF Imprimir E-mail

“Siendo carrerito nuevo
te dejaste de dormir,
sabiendo que las mulitas
no sabían el carril.

Esta es la jota de Arroyo
la bailan las arroyanas
me gusta mucho la jota
pero más las que la bailan.

Arroyo ya no es del Puerco
que le llaman «cielo azul»
porque tiene por Patrona
a la Virgen de la Luz.

Carretín carretando
los carreteros
carretín, carretando,
ganan dinero,
ganan dinero niña,
gana dinero,
carretín, carretando
los carreteros.

Porque no te he querido
dice tu madre:
La madeja sin cuenda
ya está en el baile,
ya está en el baile, niña,
ya está en el baile,
porque no te he querido
dice tu madre.

 Si a Arroyo de la Luz
te vas a casar
pucheros y barriles
no te han de faltar,
no te han de faltar, niña
no te han de faltar,
si a Arroyo de la Luz
te vas a casar.”

 
“Jota del Carretín”

Otra gran herencia cultural de Arroyo de la Luz la constituye el folklore. Los arroyanos cantan desde tiempo inmemorial. Tanto es así, que, en opinión de muchos expertos en etnomusicología, es muy probable que de toda la provincia de Cáceres, sea Arroyo el pueblo donde más se ha cantado y, consecuencia de ello, el pueblo con un folklore más rico y variado; un folklore entroncado en el acervo cultural del pueblo, cuyas canciones han respondido siempre a una labor de acompañamiento de cada celebración que ha tenido lugar en el pueblo; un folklore, por ello, de dominio popular y no patrimonio de unos cuantos, cuyos bailes y canciones, de remoto origen, marcan una clara diferencia respecto al de otros pueblos.
Arroyo de la Luz posee un amplio y magnífico repertorio musical propio. El “Baile del Pandero”, la “Jota del Carretín” o la “Canción de los Carnavales”, por ejemplo, han cautivado a más de un etnógrafo y músico desde hace décadas.
En la actualidad existen dos grupos folclóricos en la población, que son: Asociación de Folklore el “Pandero” y el Grupo Folkórico Municipal “El Harriero”, que se encargan de mantener vivas la música, letras y bailes tradicionales arroyanos Ambos visten con los trajes típicos arroyanos, y tienen en su repertorio antiguas canciones y cantares, tanto de Arroyo, como de otros lugares de la región.

“ panderito arroyano, quién te tocara

de noche con la luna y aunque nevara, a
la rama y aunque nevara, resalá.
Eres amiga mía de las que quiero
Cásate con mi amante si yo me muero,
A la rama si yo me muero, resalá.
Me dicen que te olvide, que disparate
No te hubiera querido para olvidarte,
A la rama para olvidarte, resalá.
Malpartida la llana, Cáceres el hoyo,
Viva, viva mi pueblo, que es el Arroyo,
A la rama que es el Arroyo, resalá.”

El festival folclórico se celebra en el mes de agosto, e intervienen aparte de los grupos locales, grupos folclóricos de toda Europa. En cuanto al traje tradicional arroyano es destacable por su riqueza y vistosidad, tanto el traje típico de gala femenino, como el masculino. El bordado de estos trajes es una tradición muy arraigada entre las mujeres arroyanas, quienes bordan estos laboriosos trajes pasando de generación en generación y confeccionando unos trajes de gran valor tanto emocional como económico.

Los instrumentos musicales tradicionales de la localidad son el pandero cuadrado, la pandereta, las conchas o castañuelas, mandola, flauta y ocarina.
En cuanto al utillaje destacan, entre otros, arados, hierros de marcar, hocinos, horcas de palo y también de hierro, cepos de caza, barriles, etc.

En cuanto al traje típico arroyano, tradicionalmente era la mujer la encargada de su confección de forma totalmente artesanal, resultando el traje de gala de gran riqueza; éste sólo se ponía en ocasiones especiales o en fiestas donde se realizaban corros y se cantaban canciones populares, abundantes en el cancionero arroyano.
Este traje constaba de refajo de bayeta, roja, verde o amarilla, bordado a la cadeneta; faltriquera bordada de lana o terciopelo; el pañuelo fino bordado, de sandía o de mil colores; jubón de raso o terciopelo y mandil negro con puntilla; enaguas, medias blancas de lana con espigas caladas y zapatos negros; adornándose el conjunto con el rosiclér, la gargantilla de oro y los pendientes moriscos de rueda, también de oro. En cuanto al hombre, vestía camisa blanca, calzón de paño negro, chaleco, chaqueta corta, zapatos de cordón y botas, polaina, faja de color, capa y sombrero.

  

 
© Copyright 2010 Excelentísimo Ayto. Arroyo de la Luz | Todos los derechos reservados | Aviso Legal                  Número de Visitas: 5.448
Arroyo TV Certámenes Sede Electrónica